Cómo funciona
El tratamiento no invasivo se realiza por haces de radiaciones ionizantes que tienen suficiente penetración para alcanzar incluso los tumores más profundos.

Las radiaciones ionizantes se obtiene de un total de 201 fuentes de cobalto-60 dispuestos en un patrón semiesférico, incrustados dentro de la unidad de radiación blindada con forma de cúpula.

La dosis radioactiva está conformada para el contorno preciso del objetivo por una combinación de ‘disparos’ utilizando tapones y colimadores de diferentes tamaños.